martes, marzo 06, 2007

Raíces

No deseo tu tallo, sino sumergirme en tus raíces, dejar que se vayan entrelazando por mi piel como tus dedos cuando me acarician. No quiero la textura brillante de tus ramas recien lavadas, sino la tierra que todavía percibo en el contacto con las yemas de tus dedos. Porque tus manos me hablan de las simas profundas adonde llegaron con el único impulso de tus brazos, porque tocándolas siento como late la tierra en ellas.

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home