lunes, septiembre 29, 2008

Torres

Llega el tiempo de volver a izar las torres de mi pensamiento. De inocular pausadamente energía roja en sus corazones; de alimentar con mis labios al recién nacido gorrión, anidado en el recuerdo. Ahora toca iluminar con colores de otoño la caduca geografía en blanco y negro, cubriendo con pinceladas de musgo, cada rincón de su cuerpo. Las pisadas como relojes, marcando el tiempo, abriendo nuevos caminos, tapizados de hojas secas que despiertan del silencio.

Etiquetas: , , ,

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

sigo esperando las novedades de tu blog a lo largo del guadiana

7:06 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home