sábado, enero 24, 2009

Noche

¿Quieres que te hable de cuando llegó la noche? El horizonte se fue derritiendo entre mis dedos y las nubes no pesaban. Olía a tinta fresca y podía sentir el abandono de mis pies, al correr llevada por el viento. Después todo fue silencio, sobre mi piel fueron ascendiendo las raíces y mi cuerpo se hizo uno con la tierra. Amanecí empapada de mi lluvia, brotada, verde, húmeda, con las ojeras de la noche dibujadas en mi rostro.

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home