miércoles, febrero 20, 2008

Barrio rojo

Acrílico 160 x 110 cm
Pegados mis ojos al escaparate , tu piel de cristal es mi única mirada. El rastro de tu pelo, cuando mueves la cabeza y me miras sin mirarme, me recuerda atardeceres incendiados bajo soles de poniente, cayendo como granadas sobre el horizonte. Tus pechos señalan provocativamente mis manos, tus labios se cierran para silenciar el eco de mis jadeos, ante tanta mirada.

Etiquetas: , ,

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Volví a repasar tu blog, post a post (¿no habrá otra palabreja mejor?) y me embauca, me fascina... No entiendo como hay tantas visitas y tan pocos comentarios, parece que la gente se queda muda al contemplar o leer, como si tardaran mucho tiempo (infinito) en reaccionar a los sensibles textos y a tus imágenes.
Las imágenes!, las ¿autofografías? propias son una delicia, las mujeres con las piernas entreabiertas son naturales, sensuales, hedonistas, no vislumbran tensión innecesaria; sugieren humanidad y cuerpos esperando otros cuerpos.

9:15 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home