sábado, marzo 01, 2008

La pantera escondida donde nacen los hombros

Degustadora y toda de bocas vestida, está hecha para degustar y ser degustada. Sus labios son comestibles y su lengua una cucharada interminable de delicias. Golosa de sabores finos se los regala al deseo, pero vigila quedarse con su hambre.
Lo prohibido, clitoris de su cabeza...
¿Y su vientre? Campos de trigo donde centellea el pan del deseo...
¡Aporta tu hoz, segador!
Toma, aprieta, aspira, acaricia, enrolla, desenrolla,
Sea el hacha y el leñador
El sentido y el sentido contrario
Que tu recuerdo madure el fruto
Que tu mano navegue en la espera fluida
Que tus dedos se disputen la luna y el ahogamiento
Porque el río no comienza a correr más que cuando el
árbol se inclina sobre él
Y es el deseo el que mueve montañas
No la fé.
Jouma Haddad

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home