martes, marzo 27, 2007

Ojos nuevos

Esta mañana después de pasar delante de un puesto de sardinas descubrí que tengo ojos nuevos en mis dedos, ojos rojos de sabor salado que ambicionan conocer el mundo. Cada uno tiene vida propia y es tal su inquietud que se mueven continuamente para poder ver en todas direcciones. Sin embargo, algunas veces, es el sensato ojo de la palma de mi mano el que colocándose delante de ellos me observa a mí con mirada inquisidora, obligándome a poner orden a tanta mirada rebelde. Mi tacto de sardina va dejando escamas cuando camino con las palmas de mis manos, que se pegan en las suelas de los zapatos de los que caminan a mi alrededor, haciendo sus pasos de plata con el reflejo del sol. Creo que cuando sienta que mis diez ojos se apagan y mis dedos se van secando, volveré al puesto de sardinas a recuperar la mirada, aunque el ojo de la palma de mi mano solo desee volver tranquilamente a mi cara.

Etiquetas: , ,

4 Comments:

Anonymous Tantro said...

A veces tenemos tantos ojos que no vemos nada de lo que tenemos más cerca...

10:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Y otras con uno solo, no sabemos ni lo que vemos.

11:26 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ojos que ven, ojos que miran que no son ojos que ven, porque si los ojos ven es porque algo los gobienan, ojos solo son eso, ojos, ya sea uno o miles, que más da....

Lo importante es que vean.

NASCAR

11:51 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ciegos con ojos que miran, ciegos con ojos que no ven, ojos anatómicamente perfectos.

Muchos ojos no son para ver de cerca sino para ver muchas cosas a la vez.

Para ver de cerca con solo uno basta, ojos que quieren ver mundo, a miles quisiera yo.

NASCAR

11:57 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home